Project Description

COMISARÍA TERRITORIAL DISTRITO 10
Categoría: Pública
Localización: Puerto de la Torre, Málaga
Promotor: Excmo. Ayuntamiento de Málaga
Estado: Finalizado
Otros datos: Concurso de ideas, proyecto y obra. Ganador
[gridgallery id=»346″]

Comisaría Territorial Distrito 10. Policía Local de Málaga.
Cuerpo, armazón, caparazón, escudo,…, paneles concéntricos de naturaleza plana generando una estructura escalonada. Híbrida tez entre sólida y ligera, tráqueas de luz nocturna en cascada, pieles de sombras diurnas. El edificio nace como expresión de unidad, su forma responde a la idea de fuerza, de orden, de estructura y jerarquía, de apoyo de unos en otros y de lógica. Nace en un lugar árido, sin sentido, periférico, sin identidad, con la clara idea de ubicarse en él por sí sola, sin más excusa que su propio ser, su propia función. Su verticalidad huye de la idea ortogonal, su seriación huye del concepto de repetición, su funcionamiento huye de recorridos innecesarios, pasillos y alineaciones. Su orden se entiende desde el centro y su espacio se articula desde el punto de altura máxima hasta los espacios más íntimos. Su implantación en el lugar permite abrir los espacios, multiplicar las conexiones, dispersar las miradas.
Desde esta base orgánica se ordena y entiende con sencillez no sólo una estructura jerárquica sino la aparición de una nueva referencia icónica. 36º44´11.07´´ N 4º29´05.72´´ W.
La experimentación constructiva forma parte de la innovación arquitectónica, para esto hay que tener coraje, tesón, seguridad en tu capacidad y luchar contra los elementos, contra las personas, contra los aspectos económicos y de plazos, contra las mentes opacas, contra los vetos, los conservadurismos, las desconfianzas, contra las envidias, las políticas, las críticas… y una vez vencidos o al menos salvados todos los obstáculos hacer un esfuerzo muy superior al que probablemente se te va a valorar y remunerar, pero lamentablemente así es la arquitectura para los que la amamos, un constante desgaste que a veces merece la pena.
Hoy cuando miramos atrás nos sentimos orgullosos del esfuerzo y del riesgo corrido y esperanzados por seguir inventándonos las oportunidades. Cansados de la mediocridad pero más convencidos si cabe de seguir combatiéndola.
El edificio de la Comisaria Territorial del Distrito 10 es un ejemplo de esto, obviamente la idea original era más arriesgada y costosa, pero ahí también está la labor del arquitecto, en saber no perder la esencia del proyecto tras pasar por los filtros a los que nos someten las circunstancias y las realidades, en saber cuándo hay que plantarse y cuando es viable ceder y si es posible crecerse ante la adversidad y mejorar aspectos del proyecto. Como decía Francisco Javier Sáenz de Oiza, “siempre dar más de lo que te piden”.