Project Description

88 ACCIONA
Categoría: Privada
Localización: Urb. Estrella del Mar, Marbella. Málaga
Promotor: Acciona
Estado: Proyecto
Otros datos: Concurso de Ideas, Proyecto y Obra. Finalista
[gridgallery id=»381″]

Acciona 88.
En 1951 el arquitecto José Antonio Coderch realizaba la casa Ugalde en Cades d´Estrac.
Esta es la primera imagen que nos viene a la mente, muros blancos ataluzando el terreno sobre el mar, rodeados por pinos piñoneros, encauzando el viento… muros blancos generando un contraste que ensalza la ladera, convirtiéndose en espacio para albergar a la vivienda y desmaterializándose en fragmentos para integrarse en el entorno de verdes ingrávidos y lejanos azules…
Cómo conseguir transmitir esta sensibilidad es la base ineludible desde la que se germina nuestro proyecto; cómo crear arquitectura sin hacer desaparecer la verticalidad de los troncos de los árboles y la horizontalidad de sus copas, las transparencias de su follaje y la belleza de su sombreado suelo, el sonido del viento y el mar…
Por todo ello y conscientes de la responsabilidad que suscita su preciado entorno, hemos proyectado una tipología de viviendas eficientes que ponen en valor estas cualidades naturales en las que se inserta.
El primer paso tiene que ver con la implantación, la optimización de los movimientos de tierra, el establecimiento de muros, taludes y plataformas sobre las que ubicar jardines naturales y asentar volúmenes edificatorios, de manera que los espacios vivideros se concentren en las zonas menos abruptas y se vean protegidos y abrazados por la espesura de la arboleda.
El segundo paso es crear una edificación con un alto grado de integración, creando planos inclinados que acompañan a los taludes y perfiles naturales originales.
Y en tercer lugar, dotar a esta arquitectura de elementos de conexión y tamización visual que la desmaterialicen, consiguiendo evitar pantallas edificatorias en busca de una superposición intercalada de arquitectura y entorno.
Acompañando a todo esto, los condicionantes programáticas nos llevan a plantear soluciones desde la racionalidad constructiva y estructural, así, desde esta premisa se propone una minimización en la disposición de los sótanos de aparcamientos, concentrados en tres piezas rectangulares ortogonales, bajo los conjuntos edificatorios inferiores y desde los que se da acceso a todas las viviendas, con sencillez de tránsito y en armonía estructural con la edificación y taludes que sustentan.
En cuanto a las viviendas, su distribución y diseño, igualmente han sido pensados desde la racionalidad y la conciencia bioclimática basada en la utilización de sistemas naturales. La sombra propia, la sombra arrojada, la ventilación cruzada, la vegetación o la captación de viento mediante elementos laterales son capaces por sí solos de acondicionar los espacios interiores y exteriores si son dispuestos correctamente.
Los elementos de captación de viento han sido pensados a modo de follaje y también cumplen la labor de privatizar espacios que aún siendo comunes, pueden ser utilizados por las viviendas, generando lugares híbridos como ocurre puertas afuera de las casas en los pueblos mediterráneos.
Como apoyo a estas medidas naturales y con objeto de aprovechar todos los recursos, se dispone en todas las viviendas de una instalación mediante placas solares integrables en distintas orientaciones para garantizar la captación de energía solar.
Las viviendas se distribuyen en dos niveles, uno inferior de acceso y estancia, y otro superior de descanso, culminando con una cubierta a modo de solarium flanqueada por dos elementos inclinados abiertos entre los que se descubren las copas de los árboles.
Hacer buena arquitectura no está reñido con la austeridad, la racionalidad y la optimización de recursos. Hacer buena arquitectura es pensar qué demanda un lugar, qué demanda un mercado y qué no podemos dejar de hacer para dar a la sociedad lo mejor de nosotros mismos.